• Equipo Satelite

Haga de la ciberseguridad una prioridad en su vida laboral y personal

Los empleados han estado persiguiendo el legendario "equilibrio entre el trabajo y la vida" durante una eternidad o al menos mientras ha habido "influencers". Pero la verdad innegable es que la "opción" de buscar el equilibrio fue eliminada. La pandemia borró fronteras hasta el punto de que, para muchos de nosotros, "trabajar" y "vivir" son esencialmente lo mismo.

El trabajo remoto e híbrido ha brindado a los trabajadores de oficina más flexibilidad de la que jamás creyeron posible. Pero también significa que las prácticas de ciberseguridad descuidadas tienen el potencial de tener efectos dominó más amplios y más dañinos.


Esta última semana del Mes de la Ciberseguridad se trata de hacer de la seguridad una prioridad constante; para las personas de hoy, eso significa mantener la ciberseguridad en la vanguardia de su mente y tomar prestadas las mejores prácticas tanto del trabajo como de la vida personal a medida que se conecta a diario; dedicarse en el estado de las contraseñas es un buen punto de partida.


Las contraseñas son molestas; pero por ahora, son una parte inevitable de la vida digital aunque algunas empresas están comenzando a repensar las contraseñas por completo. Y hoy, existe la posibilidad de que sus propios hábitos de contraseña arriesgados hayan llegado a su lugar de trabajo y puedan poner en peligro los datos de su empresa.


Al hacer un estudio con tantas cuentas en línea nuevas y existentes, el 82% de las personas "se rindieron", por así decirlo, y admiten que reutilizan sus contraseñas y credenciales al menos algunas veces, según la misma encuesta.


Mientras tanto, los trabajadores necesitan acceder a la red de su empresa, a menudo desde oficinas en casa y en dispositivos personales, para realizar su trabajo. Dicho informe encontró que más del 70% de los empleados encuestados afirman tener acceso a más datos de la empresa con más frecuencia que antes de la pandemia. Y en demasiados casos, están reutilizando contraseñas de otras cuentas personales para desbloquear el acceso a datos de clientes, registros financieros y archivos de recursos humanos.


Es más, utilizan cada vez más sus dispositivos de trabajo para tareas personales e incluso comparten contraseñas para cosas como servicios de transmisión por secuencias con amigos y familiares.


Es un círculo vicioso y los atacantes se están aprovechando al máximo: la gente está harta de crear y recordar nuevas contraseñas, por lo que crean unas que son demasiado fáciles de recordar, las reutilizan en varios lugares e incluso las comparten libremente y los ciberdelincuentes descifran y comprometen fácilmente estas contraseñas y las utilizan para propagar más ataques, tanto a otros consumidores como a las empresas para las que trabajan.


Basándose en las mejores prácticas de ciberseguridad para consumidores y corporaciones, aquí hay siete pasos simples para impulsar la seguridad en línea:


1. Realice un restablecimiento completo de la contraseña. Bloquee algo de tiempo y restablezca todas sus contraseñas personales en línea.


2. No reduzca, reutilice ni recicle. Si está utilizando la misma contraseña en todas las cuentas personales y laborales, esencialmente está abriendo la puerta a los atacantes que pueden entrar y acceder a todo.


3. Proteja sus contraseñas. Es un mal hábito almacenar contraseñas en sus navegadores. Los administradores de contraseñas no son infalibles, pero son una mejor opción para uso personal.


4. Concéntrese en la prevención: nunca haga clic en enlaces sospechosos ni abra archivos adjuntos extraños y solo descargue software de fuentes confiables.


5. Navegue con precaución. Cada vez que navega por la web en casa, siempre inicie sesión y ejecute como "invitado" (verá esta opción cuando encienda su computadora por primera vez y vea una lista de perfiles de usuario).


6. Configure el monitoreo de la cuenta. También es una buena idea configurar alertas en sus cuentas personales para ayudarlo a reconocer y responder a actividades sospechosas, como cargos bancarios fraudulentos, antes de que se conviertan en grandes problemas.


7. Preste atención a sus dispositivos. Cambie siempre las contraseñas y los nombres de usuario predeterminados de los enrutadores domésticos y los dispositivos conectados a Internet (termostatos, refrigeradores, monitores para bebés y más) para que sean más seguros.


Estos pasos básicos para cambiar contraseñas, limitar el acceso, crear niveles de seguridad de inicio de sesión y monitorear la actividad son fundamentalmente los mismos, ya sea que sea un individuo o una empresa.


Las soluciones de CyberArk abordan una amplia gama de casos de uso para proteger credenciales privilegiadas y secretos dondequiera que existan: en las instalaciones, en la nube y en cualquier lugar intermedio. Visite nuestra página https://www.satelite-ec.com/cyberark y solicite más información.

10 visualizaciones