• Equipo Satelite

Claves para afrontar un 2021 ciber seguro

Actualizado: ago 11

La seguridad digital de los usuarios y empresas se ven cada día más vulnerables a amenazas digitales sin embargo gracias a los estándares tecnológicos en constante desarrollo, la ciberseguridad se ha convertido en la prioridad número uno para las empresas y las personas en todas partes. Los atacantes de la red se esfuerzan constantemente por socavar la protección de los datos personales y de la empresa, por lo que es más difícil que nunca para las personas mantenerse seguras.


Se ha registrado un crecimiento del 242% en los ataques de fuerza bruta en los protocolos de escritorio remoto a nivel global vs. 2019, pues entre enero y noviembre se detectaron 3,300 millones de ataques en comparación con los 969 millones registrados el año pasado. Además, aparecieron 1.7 millones de archivos maliciosos únicos disfrazados de aplicaciones para la comunicación corporativa.



Es por esto que te presentamos los retos que las empresas deben afrontar para este 2021.


  • Equilibrio entre la innovación y la seguridad. “Con la pandemia empeorando antes de que, con suerte, mejore, los líderes empresariales querrán mantener los motores de innovación digital funcionando al máximo”, escribe Giles. En este sentido, la recomendación pasa por retrasar un poco el avance en estos proyectos, en favor de revisar y mejorar la ciberseguridad de la compañía.

  • Limitar el acceso. Entre las medidas que los expertos en ciberseguridad proponen, una de las más extendidas es la “limitación de los accesos a las credenciales digitales”. De esta forma, podría evitarse que los delincuentes digitales puedan acceder a otras áreas de la empresa tan solo a través de una contraseña. “Literalmente, no pueden hacer nada de daño si no pueden moverse de manera lateral.

  • Conocer el contenido comprometido. Una de las aptitudes en el ámbito de la ciberseguridad que más debe desarrollarse en 2021 tiene que ver con el momento de hacer balance de daños después de un ataque. En este sentido, los registros digitales son clave para poder averiguar a qué información han podido acceder los ciberdelincuentes. “Las organizaciones no solo deben conocer sus entornos ahora, sino que también deben retener suficientes datos para buscar ataques retrospectivamente”.

  • Evaluar los daños adicionales. Además del daño que se dirige directamente a un sistema, un ataque puede comprometer la ciberseguridad de otros softwares y códigos de proveedores. Los expertos explican que cuando compras software, estás comprando una muñeca nueva de varios proveedores anidados dentro y conectados al producto que crees que estás adquiriendo. Aunque conocer todas estas conexiones es casi imposible, el equipo destinado a la ciberseguridad debería hacer inspecciones aleatorias de forma periódica.

  • Ciberseguridad en la nube. Cada vez son más las empresas que trabajan en la nube gracias a sus numerosas ventajas, como por ejemplo el trabajo colaborativo o la movilidad. Razón por la cual, las empresas de seguridad enfocan sus esfuerzos en buscar soluciones centradas en proteger la transferencia y almacenamiento de información.


Desde hace mucho tiempo se viene diciendo que los ciberataques tienen consecuencias reales. Cada año, se vuelven más serios en alcance y escala, y las empresas a menudo asumen la culpa. En 2021, veremos cómo la vida cotidiana de las personas se verá afectada y dispuesta a ser actualizada para proteger a sus empresas. Las consecuencias severas de estos ataques evitarán que las personas vivan como lo hacen en la actualidad. Esto significa que los pagos personales, las comunicaciones, las compras, la educación y el acceso a información valiosa deberán ser bien cuidadas.


10 vistas